El apego en tiempos de las aplicaciones